Consejo Estatal para la Prevención del Sida en Jalisco - COESIDA

Infancia

La infancia y el VIH
El VIH y el sida afectan a las niñas y a los niños en muchos niveles:
 
Al adquirir el VIH.
 
Las infecciones nuevas en niños son poco comunes en lugares donde los antirretrovirales (ARV) y una buena atención médica para mujeres embarazadas están disponibles como es el caso de nuestro país. Sin embargo, y a pesar de ello hay algunos niños con VIH que adquirieron el virus de sus mamás que no conocían su diagnóstico, o porque los médicos que dan seguimiento a las embarazadas no les practicaron la prueba de detección a ellas y a sus parejas.

 
Generalmente estos niños crecen tomando ARV y acudiendo a revisión médica, muchos de los niños que recibieron tratamiento oportuno, ahora ya son jóvenes viviendo con VIH.
 
Al vivir su mamá o papá con VIH-sida
 
Cuando es la madre o el padre quien tiene la infección, puede afectar la vida de los niños debido a todas las situaciones por la que atraviesan estos: citas médicas constantes, pérdida del trabajo, discriminación por parte de los que lo rodean, imposibilidad para mantenerse económicamente, que los progenitores caigan enfermos, etc. Todas estas circunstancias pueden interrumpir las vidas de los niños y poner su salud y seguridad en peligro.
 
Las niñas y niños cuyas familias son afectadas por el VIH-sida, pueden además sufrir problemas emocionales, y además, pueden verse empujarlos a dejar sus estudios y tener que trabajar, y con frecuencia también recae en ellos la carga de atender a sus familiares. Por ellolos hijos de las personas que viven con VIH o sida,  deben recibir un apoyo moral y material para llevar una vida digna.
 
 
Al ser huérfano del sida.
 
Otro problema común que enfrentan  las niñas y los niños cuyos padres viven con el virus, es la muerte de uno de ellos o de ambos, generando, independientemente de si estos niños han contraído el SIDA o no, que sean víctimas de esta enfermedad por el hecho de haberse quedado huérfanos.
 
Los infantes que quedan huérfanos debido al sida corren mayor riesgo de ser víctimas de la explotación, el abuso y la violencia; la posibilidad de contraer el VIH aumenta cuando no reciben suficiente protección y cuando sus derechos son violentados.El acceso a los servicios de salud, educación o refugio es muy difícil para ellos, si no imposible.
 
Por lo anterior es fundamental trabajar en políticas públicas que favorezcan que estos pequeños se encuentren protegidos por el Estado, así como generar mecanismos que permitan su apoyo para recibir educación y mejores condiciones de vida, tal cual lo estipula los principios de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, con respecto a los huérfanos por causas del SIDA.
 
 
Infancia, VIH y Discriminación
 
Discriminación por VIH
 
Quizá lo que más afecta a la infancia y el VIH es el estigma y la discriminación, ya que debido a que se ignora sobre esta infección puede ser motivo de exclusión y aislamiento. Además generan sentimientos de vergüenza y culpa que pueden llevar por acción u omisión a conductas que vulneren sus derechos y terminen siendo dañinos para el niño.
 
Niños  afectados por el Sida ya sea porque viven con el virus o son huérfanos del sida, son sometidos a todo tipo de crueldades y violencia, frecuentemente por parte de adultos y de niños intolerantes. Además, de enfrentarse a la ignorancia,  debido a que la gente no entiende qué es el SIDA, la discriminación contra las víctimas se vuelve mucho más fácil; por ejemplo, algunas personas se niegan a acercarse a los niños seropositivos por miedo a ser infectados.
 
 
Niñas y el VIH
 
Debido a la cultura machista que existe en todo el mundo, las mujeres se encuentran en una situación que las vulnerabiliza al VIH, especialmente a las niñas. Las niñas son las más asequibles a adquirir el VIH y a morir por causa del sida. Una de las primeras causas es la desigualdad de género, la cual provoca que exista violencia hacia ellas, ya sea por parte de sus familias que no les permiten educarse, además de casarlas con hombres mayores, los cuales a su vez, también las violentan; de igual manera pueden ser víctimas de violación o actividades sexuales sin consentimiento en algún momento de su vida. Por otro lado, las complicaciones relacionadas con el embarazo siguen siendo la segunda causa de muerte en adolescentes.
 
Es por ello que diversos organismos internacionales han evidenciado este situación, con la intención de modificar estos comportamientos, prácticas y costumbres que facilitan que las niñas puedan vivir con VIH; a través de programas preventivos que permitan garantizar que las niñas tengan igualdad de condiciones para vivir en un mundo con equidad.
 
 
Denuncia la discriminación
 
Si conoces a una niña o niño que esté siendo discriminado por cuestiones que tengan que ver con el VIH o sida; ya sea negándoles algún servicio como de educación o de salud, o la entrada a algún lugar, escríbenos y cuéntanos el caso, nosotros podemos ayudarlos a resolverlo. 
Llena el formato Aquí.
 
Derechos de la Infancia y el VIH
Los derechos de las personas que viven con VIH y sida son los mismos derechos que para el resto de los personas, y en estos derechos están incluidos los niños. Por otro lado, están los principios de la Convención Internacional de los Derechos de los Niños,en dondese establece que se debería prestar una atención especial a los niños y familias afectados por el VIH y el sida.
 
La Convención habla de que el Estado debe realizar prevención dirigida a los niños y sus padres, así como proveerles de atención integral, de acceso universal a los tratamientos, de una buena alimentación, el necesario apoyo emocional y psicológico y educación; así mismo actividades relacionadas con la familia, la comunidad y el hogar, con la única finalidad de garantizar en los niños su desarrollo sano físico y mental.
 
 
 
 
 
 

Autor: adriana.colqui - Consejo Estatal para la Prevención del Sida en Jalisco - COESIDA
Fecha de actualización: 18/04/2016 - 13:54:25