Consejo Estatal para la Prevención del Sida en Jalisco - COESIDA

Tercera edad

 
Tercera edad y VIH
En la actualidad, las personas mayores de 60 años viven vidas productivas y saludables como nunca antes. El rango de vida es mucho más amplio que años atrás lo que ha generado que haya más personas mayores de edad que en ningún otro tiempo.
A pesar de que la infección actualmente está concentrada en jóvenes, las vidas de los adultos mayores también se pueden ver afectadas por el VIH-sida: CENSIDA señala que la infección por el VIH en las personas mayores representa en torno a un 10-12% del total de la población con el virus, e irá en aumento gracias a las nuevas terapias, y al hecho de que muchas personas mayores pueden adquirir el virus por encima de los 50 años.
Tanto en el contexto internacional como en México, la mayoría de las personas adquirieron el VIH lo hicieron cuando tenían una edad media de menos de 30 años quienes debido a una buena adherencia a los antirretrovirales, son ahora adultos mayores con la infección. Otros, han adquirido el VIH en esta etapa por la falta de información y debido a que se perciben en bajo riesgo. También hay algunos casos de detecciones tardías que estando en fase de sida confunden los síntomas con los de los trastornos asociados al envejecimiento. Es por eso importante que si tú eres un adulto mayor, conozcas la información que aquí te compartimos.
 
Envejecer con VIH
Envejecer cuando se tiene la infección por el VIH presenta varios desafíos:
Cualquier persona que enfrenta una infección crónica como el VIH-sida puede deprimirse. Este es un problema más acentuado en las personas mayores, ya que tal vez no tienen una red sólida de amigos o familiares que puedan ayudar, o en su defecto, su circulo se ve mermado por el fallecimiento de sus amigos. Al mismo tiempo, es posible que también estén sobrellevando otras enfermedades comunes de la vejez como presión arterial alta, diabetes o problemas del corazón. Esto puede provocar que no busquen atención médica adecuada o no informen a otros su estado de salud, llevándolo de manera clandestina y provocando aislamiento.
Los adultos mayores que viven con VIH enfrentan situaciones más complicadas que un adulto joven con VIH. Por una parte, existe la discriminación y estigma por VIH, y por otra, la discriminación por la edad. Tampoco se debe olvidar a las personas de la tercera edad de la comunidad gay, lésbica, bisexual y transgénero que además enfrenta situaciones complejas de estigma y discriminación, por no ser heterosexuales. Este segmento de la población adulta también necesita servicios de atención y prevención del VIH, información accesible sobre salud, servicios sociales y programas de ayuda.
Por lo anterior, es recomendable acudir a grupos de apoyo de pares, que ayudan a sentirse en menor vulnerabilidad y compartir con otros lo que se vive día con día. También es importante estar en continua comunicación con su médico y si se presenta algún síntoma, aún y cuando se piense que es otra enfermedad, comentarlo para prevenir futuras consecuencias. La terapia ocupacional y hacer actividades recreativas también ayuda a mejorar el estilo de vida, actualmente hay muchas más opciones para utilizar el tiempo de manera efectiva.
Existen varios organismos que te pueden ayudar, comunícate con nosotros para que podamos vincular a los servicios que necesitas.
 
Sexualidad
Aunque hay personas con VIH que deciden no tener actividad sexual alguna, para muchas otras las prácticas sexuales placenteras contribuyen a mejorar la calidad de vida.
Existen muchos mitos en cuanto a la sexualidad de los adultos mayores, culturalmente se cree que llegar a esta etapa de la vida implica perder el apetito sexual y por tanto no tener prácticas sexuales: Nada más lejano a la realidad.
En la actualidad hay muchas alternativas para un desarrollo pleno de la sexualidad: con el uso del viagra, los medicamentos para la disfunción eréctil, vibradores, juguetes sexuales, y preservativos con lubricantes a base de agua también generan una mayor comodidad y disfrute de los géneros.
Además, en tiempos donde el Internet ha facilitado las relaciones afectivas, encuentros sexuales y romances en hombres y mujeres (independiente de su orientación sexual), han permitido un mayor disfrute de la sexualidad pero también una mayor exposición al VIH y otras ITS.
 
Infórmate
Disfruta y continua tu vida, piensa que eres una persona muy afortunada por ser parte de esta nueva esperanza. Muchos adultos mayores tienen vidas sexuales plenas y placenteras con su pareja estable o nuevas, la edad no es un impedimento.
Si vas a tener relaciones sexuales te invitamos a que siguas las medidas de prevención.
 
Recuerda, el acceso a la información objetiva, científica y laica es tu derecho. 

Autor: adriana.colqui - Consejo Estatal para la Prevención del Sida en Jalisco - COESIDA
Fecha de actualización: 19/04/2016 - 18:27:47