Consejo Estatal para la Prevención del Sida en Jalisco - COESIDA

Adolescencia, salud mental y VIH

Salud Mental, Adolescencia y VIH
 
 
En el mundo, uno de cada siete jóvenes de 10 a 19 años presenta alguna alteración emocional y el 13% de esta población presenta algún trastorno mental.  Estas enfermedades siguen en gran medida sin recibir el reconocimiento y el tratamiento debido.
La depresión, la ansiedad y los trastornos del comportamiento se encuentran entre las principales causas de enfermedad y discapacidad entre los adolescentes.
El suicidio es la cuarta causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 19 años.
El hecho de no ocuparse de los trastornos de salud mental de los adolescentes tiene consecuencias que se extienden a la edad adulta, perjudican la salud física y mental de la persona y restringen sus posibilidades de llevar una vida plena en el futuro.
La adolescencia es una etapa única y formativa, pero los cambios físicos, emocionales y sociales que se producen en este periodo, pueden hacer que los adolescentes sean vulnerables a problemas de salud mental y esto aunado  a la exposición a la pobreza, los malos tratos o la violencia pueden complicar su salud. Por esta razón,  es fundamental, protegerlos de la adversidad, promover en ellos el aprendizaje socioemocional y el bienestar psicológico, y garantizar que puedan acceder a una atención de salud mental son factores fundamentales para su salud y bienestar durante esos años y la edad adulta (OPS. 2021)
Los adolescentes con trastornos mentales son particularmente vulnerables a sufrir exclusión social, discriminación, problemas de estigmatización (que afectan  la disposición de buscar ayuda), dificultades educativas, comportamientos de riesgo, mala salud física y violaciones de derechos humanos y esto aunado al VIH, puede convertirse en un problema mayor de difícil manejo.
El VIH, además de acentuar las perturbaciones típicas de la adolescencia y la juventud, especialmente las de carácter afectivo-amoroso, puede alterar abrupta y significativamente el régimen de vida, la imagen de sí y las expectativas de futuro de éstas y éstos jóvenes, generando dolorosas experiencias provocadas por la estigmatización social de esta enfermedad.
Por ello, es importante atender la salud mental de los adolescentes cuando éstos están viviendo con VIH, para que puedan crecer en un ambiente emocionalmente sano; aceptando su condición de salud para evitar que enfermen, que desarrollen comportamientos de riesgo (usos de drogas, relaciones sexuales sin protección, etc.) y tengan una mejor adherencia a los medicamentos.
 

Autor: karina.zepeda - Consejo Estatal para la Prevención del Sida en Jalisco - COESIDA
Fecha de actualización: 13/07/2022 - 19:09:06